Señales que indican que te estas enamorando de un amigo y van a terminar en la cama

Te revelaré el relato de una maravilla paranormal que le sucedió a un compañero. Su historia puede encajar bien la dramatización existencialista e inesperada de Woody Allen, se asemejaría a “Vicky Cristina Barcelona” o “What’s New Pussycat” donde Love muestra Para arriba en el punto menos esperado y en el entretanto unsurprising. Puesto que a pesar del hecho de que los individuos lo niegan, una adoración emerge dentro de la comunidad y termina por incitar a una presión sexual, cuyo único alivio es justo en la cercanía.

“Pasó el tiempo y la relación resultó estar más cerca hasta que un día ocurrió lo inevitable: la vida los puso entre un par de cervezas”.

Supongamos que encontró a un hombre en una circunstancia donde ser visto de vez en cuando es un compromiso. En una oficina, en la sala delantera u otro entorno extraño, por ejemplo, un curso ministerial o de verano. El hecho era que el destino los unía. Necesitaban ver de lunes a viernes e impartir no menos de un día al final de la semana. Cuando eran como uno, se dedicaban a sus ejercicios, pero la cercanía les obligaba a hablar de las circunstancias de cada día. Ella dijo: “¿Cómo fue ayer?” O “¿Qué hiciste en tal o cual día?” Él reaccionó con una historia entretenida y terminó con una broma corrosiva.

Poco a poco estaban abriendo su espíritu el uno al otro. Le contaron cada uno de sus vidas, gustos, intereses, sueños y objetivos. Hasta que un día ambos individuos rebotaron una pregunta y casi como uno, ellos declararon: “¿Tienes un cómplice?”.

Esa es la señal principal de ir gaga para el otro.

En ese punto viene la clasificación organizar. Mi querido compañero M empezó a confiar en él y le reveló sus datos personales. Al principio eran pequeñas dificultades de trabajo; Posteriormente comenzaron las historias individuales. El signo que lo acompaña: cuando la vida individual es compartida. Como no se detuvo en el minuto básico, terminó discutiendo sus problemas de afecto. Parece ser típico entre los compañeros, sin embargo, ¿puedo un hombre y una dama ser verdaderamente compañeros? En el caso de que su respuesta sea afirmativa, presumiblemente necesitará ver la película “Un homme et une femme” de Claude Lelouch.

En ese punto viene el tercer signo, la complicidad. No son exclusivamente los misterios comprobados, son actualmente miembros. La ilustración más clara fue el momento en que mi compañero M recibió una llamada de su novio, quien le preguntó dónde estaba. Ella en lugar de venir limpio (con un compañero) le reveló que ella estaba con su madre con un café espresso el viernes ya las 11 de la noche. Obviamente, la mala dirección no era sostenible. A pesar de que M no había sentido algún tipo de presión sexual entre su nuevo compañero y ella, no habría mentido. Más bien, lo hizo y, entretanto, lo incluyó.

Ahora está más que claro que M está interesado en ese chico. Tal vez ella no lo sabe, sin embargo, su corazón se anima cada vez que ve un descuidado bigotes, ojos somnolientos y cabello ondulado. Tampoco se ha trabajado una extensión fuerte para dar forma a una relación, sin embargo, la fascinación sexual está disponible y la última manera será que sus cuerpos se reúnan para acabar claramente.

“Ya que no se detuvo en el minuto básico, terminó discutiendo sus temas de adoración, parece ordinario entre los compañeros, pero pregunto, ¿puede un hombre y una dama ser realmente compañeros?”

El tiempo pasó y la relación resultó estar más cerca hasta que un día lo inevitable ocurrió. La vida los puso entre un par de lagers (precisamente ocho de cada uno). En la estela de visitar durante toda la noche y el lugar comenzó a agotarse, M agarró la mano del gobernante nocturno y se lo llevó a la cadera. Él, también, afectado por el licor y el amor entre las líneas, la besó en consecuencia.

Las manos terminaban notablemente apéndices que giraban por todas partes en todo el cuerpo. No se sabe quién fue el primero en tocar el acelerador, pero de golpes a besos y después de tocar. El final no es sorprendente. M lo tomó con los brazos abiertos y lo tomó como una convicción similar de uno que toma una copa de vino.

Sexo.

Esa es la manera en que mi compañera terminó acostada con su nuevo compañero más cercano. ¿Qué ocurrirá después? Ese es el tema de otro artículo, que podría llamarse “Razones por las cuales en algunos casos los compañeros con derechos son superiores a un compañero” y “Tunes que puedes comprometer con tu compañero más cercano a admitir tu afecto”.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *